El diván del loco

Un poco de todo

¡¡VACACIONES!!

Acabo de darme cuenta de que tengo esto abandonado desde ¡¡¡SEPTIEMBRE!!!

La verdad es que la segunda vuelta se me pasó volando. Estuve de vacaciones en casa y se me hicieron muy cortas, creo recordar que sólo fueron tres días.

Entre la segunda y la tercera vuelta fueron demasiado largas, tenías ahí el estrés del examen a la vuelta de la esquina y a tu familia no se le ocurría otra cosa de hablar del MIR y diciendo cosas como “Venga, entre los 10 primeros” ante lo que, tus pensamientos eran todo el rato… “como se nota que no saben de lo que están hablando…”

Pero, al fin llegó el día de la marmota y, extrañamente estaba relajada excepto cuando entré en el aula. El hombre que nos llamaba de uno en uno se debió chutar en vena toda la valeriana que encontró a mano porque llamaba con una parsimonia que se me hizo interminable el momento en que me llamaron.

Abramos el tema anecdotario de mis momentos MIR, tanto del examen como del curso en general, aquí va mi “top”:

  1. La maldición de pagar las tasas: si marujeáis por mis entradas veréis como en una de las visitas de mis padres a Oviedo para traerme los papeles “recién salidos del horno” con los que matricularme en el mir de repente pasó como en todas las películas… “¿Algún médico en la sala?” y la sensación de sudor frío que se te queda cuando te das cuenta de que ahora, con las tasas pagadas, tu eres el médico
  2. Los mosquitos Ovetenses: no sé si os habrá pasado a todos o si será que yo procedo de una tierra lejana y extraña en la que los mosquitos sólo aparecen en tu vida en verano. No sé si será la zona en donde estaba ubicado mi piso pero, he logrado tener un sexto sentido para detectar su presencia. De la desesperación (se habían hecho inmunes al matamosquitos de estos de poner en el enchufe) un día me fabriqué una mosquitera con la funda del nórdico… la cara de mi compañera de piso una vez que abrió la puerta y me vio dentro fue un poema….
  3. Haber aguantado tantos meses sentada delante de un libro y no haberme suicidado en el intento es una de las cosas de las que me siento más orgullosa. En mi vida había estado en horario maratoniano de estudio más de un mes (tiempo de época de exámenes) y, la verdad es que lo he logrado aunque he de reconocer que me costó pillarle el ritmo.
  4. Twitter, ese gran descubrimiento. Futuro mir que puede que llegues a leer esto que escribo, yo al principio de mi formación mir tengo que reconocer, pese a que me considero algo entendida con esto de las nuevas tecnologías y demás… que no tenía muy claro el concepto de ¿para qué vale esto?  y sólo lo usaba para anunciar una nueva entrada en el blog. La verdad es que en los momentos de bajón ver que hay gente igual que tu y, lo mejor de todo, la forma en expresarnos con un poco de coña y demás… esos “piques” entre academias y a toda la gente que sigo en twitter en general… me han hecho el estudio mucho más ameno. Espero que ahora que espero que todos empecemos como residentes en mayo sigamos disfrutando de nuestros sarcásticos comentarios. #terrorismopsicológico, las discusiones sobre el número de subrayadores y frases del #profeNefro entre muchas otras… Muchas gracias a todos y os deseo mucha suerte!!
  5. Del día MIR, antes de seguir leyendo…. (leedlo poniéndole voz en of de peli de sábado a la tarde en antena3) …“lo que va a leer a continuación está basado en hechos reales, los nombres de los personajes han sido modificados para mantener su privacidad, cualquier parecido con los nombres reales es pura coincidencia porque, al no conocer a los personajes que me rodeaban… no sé si estaré nombrando sus nombres de verdad”.

En mi clase estábamos sentados 3 en cada mesa. Llamemos a los de la fila de delante mía: “Lucía, Juan y Carla” y a los de mi fila de “Paco, “eldivandelloco” y Jorge”. Desde que te sientas en tu mesa hasta que empiezas el examen es el peor momento de todos para mí, si me quedo sola con mis pensamientos me empiezo a poner nerviosa y casi veo como se me van escapando mis conocimientos y estoy deseosa por que el examen empiece pronto y entonces, para distraerme, me fijo en la gente que hay a mi alrededor.

  • Empecemos por Carla, en esta chica me fijé mientras estaba esperando a la puerta de la clase. Estaba acompañada por un chico que no paraba de darle ánimos y yo me preguntaba si sería su pareja, si también se presentaba al MIR y si habían tenido la suerte de estar en la misma clase. A Carla se la notaba nerviosa deseando entrar en clase, cuando el de la lista la llamó le dio un beso a su acompañante que le dijo “suerte” y entró en la clase. Una vez entré y me senté en mi sitio la tenía delante a la derecha y se la notaba bastante nerviosa y al borde de las lágrimas. Al igual que a Carla a mi también me acompañó mi pareja para irles retransmitiendo la jugada a mi familia que estaba en casa… “ha entrado en clase” en un sms…. que completaba a… “se levantó”, “se está duchando”, “comió” mandados anteriormente… un día tan tan tan interesante que telecinco se está planteando meternos a todos en gran hermano de lo interesante que es nuestra vida MIR!!!
  • De Juan poco puedo decir… no me molestó durante el examen moviéndose ni haciendo ningún gesto raro… desde aquí agradecer a Juan el buen compañero que ha sido al no tener ningún tic que me distrajese!!!
  • Lucía y Paco hablaban y hacían coñas entre ellos, se notaba que se conocían de antes y que estaban nerviosos. Se ha agradecido que no me tocasen cerca los míticos “amigos repaso de última hora” que me han tocado durante todos mis exámenes de carrera… no hay nada que más me desesperase que los míticos de… rápido vuélveme a explicar X en el tiempo que tarda en llegarme el examen!!!
  • Y por último, el mejor, Jorge. Este hombre estaba nervioso, es el mítico nervioso que cuando se pone nervioso mueve la pierna a una velocidad endemoniada. Tengo que admitir que también soy así… imagino que Paco estaría desesperado por haberle tocado a dos muevepiernas en la misma mesa y… como el no entra en esta definición no debe estar acostumbrado a escribir con ese temblor… pero yo no lo escuché quejarse!!! Lo de Jorge no acaba aquí, y… este hombre es digno de entrar en el anecdotario MIR dentro de la clasificación de “bocazas” y se llevaría el primer premio. Me costó mucho no empezar a carcajada limpia en medio de clase y, he de decir que un par de “momentazos” suyos en el examen me sirvieron para despejar mi mente y hacer un minidescanso y retomar fuerzas para seguir:

Momentazo 1: Antes de darte el examen los de la mesa explican como va la cosa… que si compruebes que todo está correcto… que en tu examen no pone Jose Angel Miguel Pérez Rodríguez cuando eres María Filomena de las Nieves Perpetuas… todas estas cosas que estás hasta las narices de oír por activa y por pasiva… al hombre se le notaba deseando empezar el examen… más que nada porque monitoricé sus “pufffff” cual mujer que va a dar a luz y al final de todo iba a “pufff” por minuto hasta que estalló el hombre y soltó la siguiente frase…. cuando después de que uno de los de la mesa dijese “¿Alguna pregunta?” y a la cuarta mano levantada escucho:

  • Puffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff ¡Por Dios! Que empiece el examen YA!!!!! Llevamos 7 años preparándonos para esto, ya no puede haber duda ninguna Pufffffffffffffffff

Mientras Juan decía esto una de las del tribunal explicaba como se hacía cuando querías anular una pregunta de la plantilla… que cuando te toca hacerlo le pones tanta pinta que parece que en lugar de un 1 tachado parece que debajo de esa mancha de tinta está la peor blasfemia del universo.

Una hora de examen más tarde y yo por la pregunta 90-100 veo por el rabillo del ojo como Juan levanta la mano, se acerca uno de los del tribunal y le pide “otra plantilla” porque no tiene sitio pal número…. y ahí es cuando veo que tiene el cuadrado lleno de tanta tinta negra que no hay hueco para nada más y que está haciendo unos numerazos enormes y no deja sitio para rectificaciones…

Conclusión para todos los futuros Juan del mundo: es mejor no hacer pffffffff pfffffffff que, si bien alguna de las dudas era repetida y hasta había sido contestada por Baladrón anteriormente… a ti te hubiese venido bien haber escuchado el “cómo rellenar la plantilla”

Momentazo 2: comentario de Juan ante preguntas como ¿Se puede ir al baño? ¿Cuántas veces como máximo? etc

  • Pero bueno, que cuántas veces se va al baño, esta gente no sabe aguantar 5 horas sin mear… pues espero que no quieran ser cirujanos porque sino….

Otra hora más tarde (aproximadamente) Juan levanta la mano, entrega DNI y va al baño… otra hora y media más tarde vuelve a hacer lo mismo… lo peor de todo es que no tenía nada de líquido sobre la mesa, la botella de agua estaba intacta… y yo ahí con mi agua, mi red bull y mi cocacola… que aguanté las 5 horas del MIR, el tiempo que te llaman para sentarte, la entrega de exámenes… De mi parte a Juan, espero que si esa frase dedicada a las preocupadas por su frecuencia de micción durante el examen era insinuando que tú querías ser cirujano… yo reconozco que me sorprendí no teniendo que ir al baño nada más que antes de entrar… pero lo tuyo… “dime de lo que presumes….”

Bueno, hasta aquí por hoy, cerrando página a mi diario MIR. Ahora viene lo mejor/peor que es tomar una decisión en mi vida… lo peor de esto que no sólo es mi vida y son decisiones en común y conjunto… lo que tiene tener que decidir con otra persona y no por otra persona porque es lo más delicado por mi parte. Como última reflexión decir que si creéis que una pareja MIR en la que ambos se presentan y tienen números lejanos elegir es difícil… también lo es para una paréja MIR/no MIR, en la que a todo el batiburrillo de dudas de qué hospital y dónde lo hago tenemos que añadirle la posibilidad de irte a especializarte en otro país… deseo que nadie tenga que tomar una decisión como la mía en tan breve espacio de tiempo!!

Por cierto, mañana sale la plantilla provisional y tocará el síndrome indignación post-examen y las impugnaciones. Mucha suerte a todos.

Y, para que veáis mis planes post-MIR, después de quedarme unos días en Oviedo (hasta el martes 5) y volverme a casa en autobús (fue eterno… nunca se os ocurra hacer Oviedo-Galicia pasando por Ponferrada) os dejo una foto de mi plan post-MIR, acabo de llegar a casa hace unas horas de mi primera clase de Alemán! Bueno, a decir verdad no fue mi primera clase, ya tengo un buen nivel por haber ido durante el instituto a clases (si, soy toda una visionaria… cuando estaba en la ESO decidí matricularme en alemán en la EOI y así estoy retomando un idioma desde un buen nivel, que en breves re-encontraré en cuanto desentierre ese conocimiento de mi cerebro… Una anécdota graciosa es que la cantidad de polvo que se acumula en un libro/diccionario que no tocas desde primero de carrera es lo suficientemente grande como para hacer que alguien alérgico a los ácaros esté toda la tarde acabando con la reserva de pañuelos de casa)

¡¡Hasta pronto!!

2 Comentarios »

Semana 13: Hematología + Anatomía patológica

El tiempo pasa volando. Parece que fue ayer cuando me asaba mientras estudiaba deseando con todas mis fuerzas tener un ventilador a mano y, sin haberlo previsto, ahora estoy deseando que enciendan la calefacción en mi edificio!!! Ya estamos en la “recta final” de la primera vuelta.

Esta semana ha tocado hematología. Es una asignatura extraña para mí. Cuando la estudié durante la carrera se podría decir que logré entenderla bastante bien. El problema es que 3 años después ese conocimiento estaba en mi cabeza pero, tan bien guardado, que mis resultados en hemato en los simulacros me llevaban a la conclusión de “al próximo simulacro, mejor ni contestar”.

Bajo mi punto de vista, el profesor de hematología ha explicado tremendamente bien la asignatura, a veces parándose demasiado y buscándole un poco “los tres pies al gato” a preguntas que a mi me parecían lógicas. También he de decir que en alguna de ellas, esta insistencia me ha llevado a plantearme una duda que antes no sabía ni que existía, así que creo que el balance final es positivo.

Al hacer el primer test de la asignatura de hemato me sorprendí a mi misma del nivel de conocimientos basales que tenía en mi cabeza. Creo que el hacer 112 preguntas de un tirón hace que la “suerte” de tocarte cosas que no sabes o sabes bien se balancea un poco. El resultado en el test final de la semana también bien.

Una cosa que tengo que resaltar es que, en estas dos últimas semanas me he dado cuenta de que he pillado, al fin, un muy buen ritmo. La velocidad de estudio ha aumentado, para “mis cuentas” de cuanto tiempo le dedico a cada asignatura y planificar el test de el día, hace tiempo me di cuenta de que mi media son 3 páginas a la hora. En estas últimas semanas esta media ha pasado a ser 3,5 páginas a la hora (7 carillas). ¿Qué he conseguido con esto? dos cosas ultraimportantes:

  1. #DescansosMIR con cotrimoxazol media hora antes de la clase. Un día coincidimos en la cafetería con el profe de Hemato y Baladrón (el director de la academia)
  2. Como no sólo me queda media hora libre, y para no caer en la tentación de hacernos descansos de una hora, cuando me sobra un tiempo decente (pongamos 1 hora) me dedico a seguir las indicaciones de los tutores y empezar a repasar un poco de esas asignaturas que tengo más “flojas”, que son “las gordas”, las hemos visto hace tanto tiempo (aunque parezca ayer cuando estábamos estudiando preventiva) que se empieza a notar ese olvido en los simulacros.

A parte de hematología esta semana hemos estudiado anatomía patológica. Los días de una asignatura tan extensa (como rayos), en la que las aproximadamente 20 páginas del día se convierten en 30, son un estrés para mí. Logré estudiar toda la materia pero no tuve tiempo para todo el test (sólo hice 40 preguntas, el resto las procrastiné al sábado). A mi me encanta la anatomía patológica desde la facultad y he visto dos grandes fallos en la academia al afrontar esta asignatura:

  1. Las imágenes del libro no eran en color. Me vale la explicación de “se contesta las preguntas sin mirar la imagen” pero, el hecho de estudiar y ver la imagen en color puede ayudar a que te la graves en la cabeza si eres de esas personas que son buenas con la memoria visual y, ante la duda en el MIR la memoria visual puede ayudarte con esa neta si en ese momento con la clínica sólo no lo orientas
  2. El modo de dar la clase del profesor. Yo he disfrutado como una enana porque me encanta la anatomía patológica y se me da bien ver las imágenes y, después de todo un día estudiando sin prestar atención a las “fotos en blanco y negro del libro” me vino muy bien “disfrutar” de las imágenes, citando al profesor. Hasta aquí todo bien para una clase de anatomía patológica pero, teniendo en cuenta de que sólo tenemos 1 día para ver esta asignatura me hubiese gustado una clase más práctica con “trucos” para ver cosas en las imágenes y muchísimo más orientada al mir (en la clase, si os dais cuenta, no se comentó ninguna pregunta MIR)

Y, el sábado, simulacro 10, el penúltimo de la vuelta. Se nota que me ha dado tiempo a ir repasando alguna asignatura de atrás (decidí empezar con psiquiatría porque las gordas me imponían respeto y, para comprobar si rendía en el tiempo de estudio “arañado” al reloj decidí empezar por algo mas light). El resultado, volví a subir netas, más de la media aconsejada. Lo que más me alegró fue que a parte de subir netas, he logrado subir también el número de válidas (llevaba unos simulacros casi estancada en este sentido). Sé que hace unas entradas del blog critiqué el sistema de tutores de la academia. El hecho de haber ido a hablar con ellos y recomendarme empezar a repasar un poco las materias atrasadas ya que me sobraba tiempo después de hacer “lo que toca” me ha venido bien, pero…. sigo pensando que, si semanalmente un tutor se dedicase a mirar la progresión de todos los alumnos esto me lo hubiesen dicho antes porque, ¿y si no fuese a los tutores y me resignase a que, ahora toca estancarse porque lo que olvido resta más que lo que aprendo al estar con asignaturas de “menos peso” en el MIR?. Sigo defendiendo mi idea de un seguimiento personalizado, hay gente que dice que eso le generaría estrés, pero a mi me sería muy útil.

Y hasta aquí mi entrada de hoy. Y, la canción de la semana, “Now or Never” de Three Days Grace

1 Comentario »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores