El diván del loco

ahora desde Alemania

Semana 9: Otorrino + traumatología + simulacro 7

Esta semana que ya hemos acabado ha tocado un 2×1, otorrino y trauma. La verdad es que a lo largo de toda la semana he ido un poco justa de tiempo al encontrarme con muchísimas cosas para ver cada día (para ir más tranquila y relajada me faltó que la semana tuviese un día mas). Pero, con ganas y trabajo, he logrado ir a clase con todo visto (aunque las últimas páginas, como siempre, más que bien estudiadas iban “leídas por encima).

No es la primera vez que por estudiar el libro “por orden” me entra el estrés al verme con una hora por delante y la mayoría del tema importante del día sin ver. Por eso, el último día decidí estudiar los capítulos por “orden de importancia” y, la verdad es que me fue mucho mejor. Esta semana estoy haciendo lo mismo con gine (una excepción a esto son los capítulos de introducción, ya que sirven para que entiendas lo que viene después).

Esta semana nos ha tocado estudiar otorrino en 2 días, la parte más importante de la asignatura es la parte de oído a la que dedicamos un día entero, dedicándole el segundo día a “el resto”. La verdad es que a mi me hubiese venido bien tener medio día más para poder ir más relajada con el tiempo y poder fijar un poco mejor algunos conceptos que siento que tengo sujetos con pinzas. 

Los tres días que quedan de semana se los dedicamos a la traumatología. Es una de las asignaturas de las que me he examinado en la carrera así que podemos decir que aún la tengo “fresquita” y más que una primera vuelta estos días me han servido para saber que en el mir se fijan en otros conceptos que en la facultad pasaban por alto y para completar mis carencias (mis profes este año decidieron que no nos explicaban brazo y antebrazo, estudiando sólo hombro en miembro superior).

Lo mejor de esta semana: el domingo. Nunca os he dicho como paso mis domingos. No soy muy de salir los sábados porque estar al día siguiente tirada en el sofá con resaca hace que llegue al lunes sin descansar y, aquí en Oviedo “estamos a lo que estamos”. Últimamente mis domingos se han convertido en “el día sin despertador”, yo me voy a dormir el sábado sin poner el despertador para el domingo y, es una gozada poder dormir sabiendo que la alarma no te va a despertar. Gracias a esto, me he dado cuenta de que mi cuerpo se ha acostumbrado a un horario más o menos estable y me despierto aproximadamente a la misma hora que todos los días con la sensación de haber dormido toda la mañana. La semana pasada me vino a visitar mi novio y le encargué que me trajese los patines de línea después de descubrir que la senda de el parque de invierno estaba hecha para patinar los domingos de mañana. Y, eso es a lo que me dediqué toda la mañana de domingo. Y, para rematar bien un día, a la tarde-noche me fui de cañas con cotrimoxazol, porque… ¡¡no todo va a ser quedar para gastar codos en la biblioteca!!

MIRes y Simulacro 7: en lo MIRes sigo en mi línea, cada vez acertando más preguntas porque tengo muy buena memoria y me acuerdo de la mayoría de las preguntas que hemos visto a lo largo de toda la preparación. El simulacro 7 me ha ido bien, he tenido un “pequeño error” que ha consistido en arriesgarme demasiado (según el informe de la semana) pero, en la academia dicen que si dudas entre 2 o 3 contestes. Cuando dudo entre 2 suelo acertar (pero no siempre) pero cuando dudo entre 3 no tanto, se nota que aún me falta un poco más de estudio para que la suerte vaya a mi favor.

Y porque en la academia no todo es bueno, por una vez me voy a permitir rajar un poco: una de las cosas en la que veo más coja a la academia es el sistema de tutores que tenemos. Me gustaba el sistema de el curso mir-plus en el que tenías un tutor para tí, que te llamaba cada 2-3 semanas preguntándote como ibas y si tenías alguna duda. Ahora en el curso a distancia lo tienes delante de tí, pero… te toca uno distinto cada vez que vas (si no tienes la suerte de ir al mismo) ya que “pillas un número” durante la clase y cuando el marcador a lo frutería marca ese número vas. Los grandes problemas que le veo a este método es que, primero y más importante, pierdes tiempo de clase/explicación mientras vas al tutor y, por otra parte, sientes como que no tienes a alguien “vigilando lo que haces”

¿En qué me afecta a mi este sistema de tutores? La verdad es que en poco, he ido a visitarlos una vez y no me han aportado lo que busco, pero bueno, tengo a una “tutora particular”. Una amiga mía, que el año pasado ha estado en Oviedo preparando el mir y poco a poco, semana a semana, con sus consejos y apoyo moral (muy importante mientras estudias el MIR) me está ayudando a dar un poquito más de mí cada semana y, eso se va notando. Todos los sábados que hay simulacro cuando estoy fuera tengo un whatsapp que dice “¿Cómo te fue?” y los lunes antes de que la academia suba los resultados/percentiles a la página web tengo otro que me dice “¿qué percentil?”. La verdad es que casi tengo a alguien que me lleva de la mano en este recorrido y me dice por donde tengo que ir y, lo mejor de todo es que alguien con experiencia y en el que confías te diga “tranquila, vas por el buen camino”. Se ha enfadado un poco conmigo cuando en la entrada de la semana correspondiente a su visita no la nombré, pero espero compensarlo con este párrafo. Y, como le he dicho esta semana, si al final llego a alcanzar mi objetivo número 1, te espero a la puerta del ministerio con una de las mejores botellas de champagne en una cubitera con hielo y nos pillaremos “la moña de nuestra vida”.

Y, por último, la canción de la semana, me quedo con la frase “I can’t face the dark without you”

Anuncios
2 comentarios »

Trucos test (III): Peligros y estrategia en el MIR

Bueno, como os prometí la semana pasada, aquí llega la última entrega de Trucos test. Recordaros que esta información la he sacado de este libro. También os recomiendo que si no habéis visitado Trucos test (I) y Trucos test (II) les deis un vistazo.

Empecemos con los peligros (o como hacer que un +1 se convierta en un -0,33)

  1. El “dato envenenado”: nunca respondas una pregunta sin leer el enunciado POR COMPLETO, sobre todo si se trata de un caso clínico. Aunque lo veamos muy claro un sólo dato puede hacer cambiar el diagnóstico (recordad que en trucos test II hablé de datos clave, O
    JO!! no nos quedemos con X +Y = Z y con solo leer eso nos tiremos a la piscina!! nos jugamos mucho para perder 1,33 puntos en esta tontería, sí! 1,33, el punto que no ganas y los 0,33 que te restan)
  2. La respuesta precipitada: NUNCA respondas una pregunta sin examinar las cinco opciones. Aunque una de ellas parezca cierta, en la siguiente opción podemos encontrar una mejor (más cierta)
  3. La intimidación: una cosa es un examen para elegir la especialización y otra cosa que sea para especialistas. Aunque encontremos algún término que no sepamos lo que es, no nos demos por vencidos porque a veces la respuesta depende de conceptos generales. A mi me pasó esto con mi autoevaluación I de derma, empecé con la idea de “no se derma” “no tengo ni idea, nunca la he estudiado, me va a salir un percentil 1!! voy a tener netas negativas!!” Adivinad… percentil 1 y 8 netas con casi 80 preguntas en blanco (casi peor que nota negativa). Al día siguiente lo comenté con una amiga que hace conmigo el curso MIR-plus y me empezó a decir… pero IMPOSIBLE, pero… tu leiste la pregunta de tal cosa que era una chorrada… y… si, he de reconocer que me intimidaba la derma, lo digo en pasado porque YA NUNCA MÁS ME DEJARÉ INTIMIDAR POR UNA ASIGNATURA!!
  4.  El dato distractor: OJO!! pasa MUY MUY MUY MUY poco, a veces un examinador quiere ser un poco “cabroncete”, esto ocurre, repito, MUY MUY MUY MUY poco, si se nos mete en la cabeza esto haceos la siguiente pregunta ¿Estoy buscándole 5 pies al gato?, si respondes no, pregúntate ¿estoy completamente seguro?, si después de esto tienes seguridad adelante (pista, en el mir2004 hay una pregunta de este estilo!! ya me diréis si la encontráis)
  5. La pregunta evidente: a veces las preguntas más obvias están adornadas con datos que quieren distraernos. Lo difícil no es acertarlas, sino reconocer que se trata de una pregunta evidente
  6. El caso clínico interminable: ante estos tochos que asustan, leemos primero las 5 respuestas, esto nos ayudará a hacernos una idea de si nos piden tratamiento, diagnóstico y de que nos hablan para así en una lectura quedarnos con lo que nos pueda interesar, leer estos tochos 2-3 veces buscando datos puede ser una pérdida de tiempo (recordad que estas preguntas valen 1 punto, como todas… acertar 1 en 10 minutos = 1 punto, acertar 10 en 10 minutos = 10 puntos)
  7. El enunciado nos confiesa el diagnóstico: esto se complementa con el punto 6. Además de leer las 5 opciones leeremos la última parte del enunciado, donde está la pregunta. A veces nos dirán cosas como con el “diagnóstico X” cual es la patología más asociada, complicaciones…
  8. Entender lo que nos están preguntando: cuando estemos ante una pregunta difícil (yo las llamo “einch?” o “esto no estaba en mis apuntes?”) reflexionamos y nos autopreguntamos ¿qué me están preguntando?, a veces con este sencillo paso la pregunta se vuelve clara y la respuesta de estas que cuando te las comentan a la salida de un examen te dan ganas de empezar a darte cabezazos contra la pared.
Estrategia mir o de como aprender a distribuir nuestro tiempo!! Otra cosa que tenemos que entrenar con mucho mucho esmero, por mucho que sepamos, son 5 horas y no más, hay que aprender a ajustarnos a lo que hay.
  • ¿Por dónde empiezo? Diréis que me he vuelto loca, de toda la vida de la 1 a la 250 y acabando por las de reserva pero NOOOOOO!! ahora empezamos con las imágenes (necesitan unos 2 minutos por lo que nos dicen) así que debemos pasarlas de largo para “más tarde” recordad que valen lo mismo. Iremos a la pregunta 100 y, si te toca “derma” y se te da mal… vete a la 150 o 200… así al empezar en un “número redondo” será más fácil saber por dónde vamos!!
  • ¿Preguntas con imágenes, y ahora qué hago? NO VER NUNCA AL PRINCIPIO LA IMAGEN. Imagínate que la pregunta 10 (por ejemplo) es el paciente que te entra por la puerta… pues… hasta que lo pidas no entra, que yo sepa, el paciente con la radiografía de tórax en la mano. Aquí lo mismo, primero miramos el texto y luego “le pedimos” la prueba X y vemos el resultado para APOYAR CON LOS DATOS CLÍNICOS y llegar al diagnóstico.
  • ¡¡¡¡¡5 horas!!!! ¿Cómo hacerlas rendir al máximo? Se recomienda 1 minuto por pregunta “normal” y 2 minutos por pregunta de “imagen”  (a veces no necesitamos la imagen e irá más rápido, y más aún si entrenamos duro)
  • Tic-Tac’s finales: ¿Te sobra tiempo? puedes repasar las 20-30 primeras preguntas (estadísticamente, por los nervios y el inicio de la curva de atención tenemos tendencia a fallarlas más. ¿Lo cambio? SÓLO SI ESTAMOS 100% seguros del estilo que leímos mal y contestamos a una respuesta positiva cuando nos pedían LA FALSA.
  • La hoja de respuestas: pasar 250 respuestas seguidas conduce a errores, el truco es: a) pasar las en bloques b) pasar las respuestas en nuestros “descansos” durante el examen, dejaremos de pensar en el test y haremos un trabajo mecánico que hará descansar a nuestra neurona c) si te sobra tiempo es mejor repasar la plantilla y corregir errores (si pasas una mal pierdes 1 punto que no ganas y aún por encima te ganas un -0,33)
  • Preguntas reserva: en todos los MIR se anulan preguntas así que no pensemos que están de “decoración” porque pueden sumarte puntitos preciosos pero también restarte esos -0,33 odiados!!
Bueno, espero que os haya gustado!! Nos vemos en la próxima entrada!! Espero vuestros comentarios y opiniones y… si queréis aportar más truquillos MIR, serán bienvenidos!!
2 comentarios »